Cinco personas murieron en un choque entre 51 autos en Chile

Este choque se produjo en la ruta que une Santiago con Valparaiso.

Un accidente, que involucró a 51 vehículos, causó la muerte de 5 personas. El incidente ocurrió en la ruta que une Santiago de Chile con Valparaíso. Durante la mañana hubo niebla y humo que les dificultó la visión a los automovilistas. Las autoridades siguen buscando sobrevivientes entre los vehículos.

Choque De los autos

Choque en Chile

Asimismo, el medio chileno indica que el tránsito se encuentra suspendido en su totalidad hacia Santiago.

La policía trasladó a los heridos a distintas hospitales de la región. Algunos fueron a los de Valparaíso, otros a Viña del Mar y el resto a Casablanca (120 kilómetros al oeste de Santiago).

Según los primeros reportes, en el choque (que se registró a las 7.00 horas de Chile) participaron 23 camiones, 17 vehículos menores y 11 buses, según informó el diario La Tercera.
A esa hora se registraba una densa neblina por el sector, sumado al humo por la quema de pastizales, que también ocasionó más de 20 personas heridas por la colisión en cadena.
El grupo de heridos fueron socorridos y trasladados a centros médicos cercanos al lugar del accidente.
Autores: Octavio y Alexis
6to Grado “B”
Área: Computación
Diario Digital Colegio La Merced

90º ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE ART CLOKEY

90º ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE ART CLOKEY

Arthur «Art» Clokey (Detroit, Estados Unidos, 12 de octubre de 1921 – Los Osos, California, Estados Unidos, 8 de enero de 2010) fue un pionero estadounidense de las animaciones stop motion realizadas con plastilina y otros materiales sólidos flexibles, conocidas como Claymation o Plastimación.

Carrera

Se hizo conocido por crear junto a su esposa el personaje Gumby en la década de los 1950. Así Art Clokey es considerado el pionero de la animación cinematográfica basada en plastilina con la cual experimentó desde 1955 en un cortometraje llamado Gumbasia, influido por su profesor Slavko Vorkapich, en la Universidad de California del Sur. Clokey era un graduado de la Universidad de Miami y de Oxford en el Ohio, donde su padre adoptivo, Joseph W. Clokey, fue decano de la facultad de bellas artes.

La estética de este entorno es la base para el personaje creado por él, que desde 1956, siempre ha estado presente en las pantallas de Estados Unidos y Canadá, haciendo apariciones en diferentes series de televisión y en la película de 1995 Gumby: The Movie (Gumby:la película). Su segunda producción más famosa es Davey y Goliath, patrocinada por la Iglesia Luterana de Estados Unidos

Clokey no sólo se ha destacado por su primera película importante -Gumbasia- sino por la cinta Mandala al cual el mismo Clokey ha descrito como una metáfora de la evolución de la conciencia humana. Otra de sus cintas, The Clay Peacock de 1963, muestra como diseño del personaje del pavo real de plastilina, una variante del logotipo de la cadena de televisión estadounidense NBC.

Falleció el 8 de enero de 2010, a los 88 años como consecuencia de una infección del tracto urinario.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Autores : Antonlla Razzini, Bautista Mayol.

Áreas: Coputación.

6to “B”

De joven a viejo

De joven a viejo

La música llegaba hasta la otra cuadra. Seguro que mañana vienen todos los vecinos a quejarse de que no pudieron dormir. Son unos viejos amargados. Hasta en navidad vienen a decir que las bombas de estruendo que tiramos son muy ruidosas. ¿Qué problema tienen? Si al otro día pueden dormir hasta tarde, quédense despiertos también hasta tarde. Pero seguro que se duermen a las 10…Uff. Que aburrido ser abuelo. Bah, eso depende. Yo se que están cansados pero…¡quejarse de los fuegos artificiales! Son únicos. No me gustaría ser así, de grande. Mi mama había hecho una fiesta y parecía una chica de 17 años.

Me dormí a la 1:00(jaja, hablando de aburrido…).Me desperté a las 12:30 de la tarde muy cansado. Sentía que el cuerpo me pesaba. Mi mama se asomo para ver si estaba despierto, para mandarme a bañar. Me hice el dormido entrecerrando los ojos: no hay algo más horrible que te saquen de la cama calentita para congelarte con el agua de la ducha. Mi mama no es burra, así que me conoce. Entro al verme primero con los ojos abiertos y luego serrarlos. Para colmo no se me ocurrió otra cosa que ponerme a roncar. Uff, que mal actor, por Dios. Me hizo cosquillas (mi debilidad) y me empecé a reír a carcajadas. Me había vencido. Me bañe y mi mama me mando al almacén de Don Catulo, un anciano muy amable. Me dio $300(era la compra del mes y el autentico encargado de aquello era yo)y un papel con lo que debía comprar. Pase por la casa de doña Pepa donde me saludo el gato ese feo que tiene. Cuando llegue al almacén, había un gran silencio. Don Catulo estaba acostado sobre una mesada dormido. Otro ejemplo más:¡¡¡durmiendo a las 12:30 que es cuando yo me levanto!!!.Me dio lastima despertarlo porque es un hombre al que la vida no le ha dado muchas alegrías, así que verlo así tranquilo y dormido me emocionó. Tome un yogurt, barras de cereal, chocolates, manteca, leche, galletitas, azúcar, etc y las puse en una bolsa. Le puse la plata en la caja a Don Catulo y saque el vuelto. Le deje mi papel y debajo escribí que era yo, que había tomado algunas cosas y que el dinero estaba mezclado con el resto. Cuando volvía me encontré con Mauro, que me saludó:

-Eh, Luquitas, ¿Cómo andas?

-Acá ando viendo. Estaba pensando que es muy aburrido ser abuelo. Se duermen temprano, no dicen nada y no escuchan música fuerte. Digo deben ser muuuy aburridos. Uff.

-Sí. Chao, mi madre me espera. -dice Mauro, y se aleja.

En ese momento se nos cruza un hombre disfrazado de duende:

-Ah, sí igual eso creo yo. Ven conmigo. Hay un nuevo parque en una casa. Es muy extremo y alocado, no como esos abuelos que dices tú.

¿Qué haces?

1-Te niegas.(sigue)

2-Decides acompañarlo.(lee donde dice “segunda opción”)

-No gracias señor. Estoy muy apurado. El almuerzo de hoy, depende de mí-respondí.

El hombre arruga la nariz y sigue a mi amigo, muy decepcionado. Volví a mi casa y le conté el hecho a mi mama¨:

-¡Oh hijo!¿Si lo ves nuevamente lo reconocerías? Podría haber sido un intento de secuestro. Gracias a Dios te negaste. Si lo reconoces dime quien es, porque voy hacer que vaya preso. Debe haber sido de parte de alguno de los compañeros de trabajo de tu padre, que aspiran a un puesto mayor.

-Oh, mama. Espera. Solo me invito a unos juegos. No creo que quiera secuestrarme ni nada de ese tipo-respondí

-Está bien, pero me alegra que no aceptaras.

Luego comí unos fideos con crema y me fui a la compu. Me conecte en Hotmail y al rato se conecto Mauro. Le pregunte como andaba y mantuvimos una conversación de chat:

Lucas (: Ferrer dice:

-Hola ¿Qué haces?

Mauro Remedo 😛 dice:

-Acabo de llegar de un parque maravilloso. Un hombre, parecido a un duende me ha invitado. Hay juegos espectaculares: Te largan de un precipicio y solo te protege un trampolín bajo tus pies. Es genial. Hay una montaña rusa en la que vas “patinando”con rollers. Es espectacular. No sabes lo que te perdiste.

Me desconecté: que bobo había sido.

Segunda opción:

-Fantástico. Mama ni lo notara. Sabe que siempre tardo mas o menos una hora y media, por lo que no pienso volver antes. Vamos-le respondí, entusiasmado.

Sonrió y empezó a caminar hacia la derecha. Luego de caminar 7 cuadras llegamos y nos detuvimos frente a una hermosa casa. Era enorme y lujosa. Me abrió la puerta y casi me empujó hacia adentro. Allí no había ningún parque. No había nada de muebles y el piso estaba sucio. Estaba por pedirle explicaciones cuando sentí que me tironeaban y me sentaban en una silla. El “duende” me ató a la silla y se saco el disfraz: pude ver a un autentico abuelo. Era un viejito…Uf. Qué vergüenza, yo que había hablado muy mal de ellos. ¡Ups! Leyó mis pensamientos:

-Si piensas que las personas mayores son aburridos, vas a comprobar si eso es verdad. Cambiaras de cuerpo conmigo y no podrás controlar nada. Te dormirás cuando yo lo haría y no podrás manejar las cosas que hacemos nosotros. Eso te servirá de experiencia. Cuando abrí los ojos estaba de nuevo en la calle. Miré que en mi mano había un papel que decía las cosas que debía hacer. Primero debía ir a cobrar la jubilación. Como sabía que no podía hacer nada para cambiarme obedecí. Me dirigí a la dirección que decía el papel. Entre a un lugar donde había mucha gente esperando. Yo me senté en una silla que había en la sala de espera y ahí había un espejo. Pude ver mi apariencia: era un señor de más o menos de 86 años, con varias arrugas. Mi apariencia era de un hombre grandote e imponente. Saqué número. Cuando me tocó a mí, una señora me manoteo el número. Le dije, débilmente, que me lo devolviera. Ella dijo que estaba loco y que ella había esperado respetuosamente todo el día y que no estaba para esperar más. Todos me miraban como diciendo: ese señor no sabe nada, está un poco trastornado. Yo no necesitaba eso. Insistí pero nadie me escucho. Claro. Total era muy fácil ignorar a la gente más grande. Decidí sacar el próximo número: tendría que estar una eternidad. Se había llenado de gente. Iban por el 12 y yo tenía el 69.Espere 2 hs y me atendieron. La mujer que atendía me miro con lastima y un poco asustada. Era horrible eso que hicieron. Recibí el dinero y me marche. El segundo punto  era ir a hacer una colecta para el asilo. Debía convencer a unos chicos para que me ayudaran. Fui caminando hacia una cancha donde habían unos 8.Los invite y decidieron…¡tirarme sus pelotas! Cada uno tenía una y debían llegar al arco, pero era muy fácil. Me sacaron los anteojos. Les grité que eran unos maleducados y decidí ir casa por casa buscando dinero, solo. Golpee en una y cuando les comunique lo que estaba haciendo me cerraron la puerta en la cara. En otra me recibió un nene de 5 años y me dijo ¡váyase viejo feo! Terriblemente mal.

Me puse a pensar en que yo hubiera hecho lo mismo si me venía un fulano pidiéndome ayuda. No podía creer que se sintieran así y que yo…les hacia eso. Se me escaparon unas lágrimas de dolor. Cuando los volví a abrir estaba  de nuevo en la casa, atado a la silla y frente a mí estaba el abuelo-duende.

-¿Has aprendido?-me pregunto el abuelo.

-Sí, sí. Nunca más volveré a burlarme. Es horrible.

-¿Viste? No sé si has notado si todas las personas que has visto he sido yo, interpretando tus reacciones. En todas esas situaciones, tú, antes de esto, hubieras hecho todas esas maldades. Me soltó y volví a mi casa. En el camino vi unos niños que se burlaban de un abuelo, que les pedía ayuda para hacer una recolección. Le tiraban pelotas a la cara. Tome una y se la estampe en el rostro a un chico y le dije al hombre que yo lo ayudaría. Al terminar el día me sentía enormemente feliz. Había juntado un montón de dinero. Al volver a casa mi mama me felicito y le conté que cuando sea grande iba a colaborar con los asilos. Me felicito y me pregunto porque había un cambio tan notable:

-Y…te diría que se lo que es ser uno de ellos y sentirse desechado por la edad.

Agustina Chiaramello