NICOLÁS COPERNICO

NICOLÁS COPERNICO

Alumnos: Bautista Mayol, Benjamín Coronel, Antonella Razzini, Lourdes Clavero
Materia: Ciencias Naturales

Profesor:  Pablo Jeremías Ramírez Rigo

Colegio: La Merced

6to Grado B

Vida y obra

Este famoso científico polaco-prusiano estudió en la Universidad de Cracovia (1491-1494) bajo las directrices del matemático Wojiciech Brudzewski. Viajó por Italia y se inscribió en la Universidad de Bolonia (1496-1499), donde estudió Derecho, Medicina, Griego, Filosofía, y trabajó como asistente del astrónomo Domenico da Novara.

En 1500 fue a Roma, donde tomó un curso de ciencias y astronomía, y en 1501 volvió a su patria y fue nombrado canónigo en la Catedral de Frauenburg, cargo obtenido merced a la ayuda de su tío Lucas Watzenrode.

Pese a su cargo, volvió a Italia, esta vez a Padua (1501-06), para estudiar Derecho y Medicina, haciendo una breve estancia en Ferrara (1503), donde obtuvo el grado de Doctor en Derecho Canónico.

Reinstalado definitivamente en su país (1523), se dedicó a la administración de la diócesis de Warmina, ejerció la Medicina, ocupó ciertos cargos administrativos y llevó a cabo su inmenso y primordial trabajo en el campo de la Astronomía.

Falleció el 24 de mayo de 1543 en Frombork, Polonia. En 2005 un equipo de arqueólogos polacos afirmó haber hallado sus restos en la Catedral de Frombork, teoría que fue verificada en 2008 al analizar un diente y parte del cráneo y compararlo con un pelo suyo encontrado en uno de sus manuscritos. A partir del cráneo, expertos policiales, reconstruyeron su rostro, coincidiendo éste con el de su retrato.

El 22 de mayo de 2010 recibió un segundo funeral en una misa dirigida por Józef Kowalczyk, nuncio papal en Polonia y recién nombrado Primado de Polonia. Sus restos fueron de vuelta enterrados en el mismo lugar, en la Catedral de Frombork. Una lápida de granito negro ahora lo identifica como el fundador de la teoría heliocéntrica y lleva además la representación del modelo de Copérnico del sistema solar, un sol dorado rodeado por seis de los planetas.

Sistema  Heliocentrico

En los 1800 años que siguieron a Hiparco de Nicea, no progresaron los conocimientos sobre las dimensiones del universo. Probablemente esto fuese debido a que los griegos consideraban a la Tierra como el centro del universo, con la Luna, los planetas y las estrellas girando alrededor de la Tierra (sistema geocéntrico).

Fue el astrónomo polaco Nicolás Copérnico, quien sugirió que no era la Tierra, sino el Sol, lo que constituía el centro del universo, esto es, un sistema solar.

En realidad, fue Aristarco de Samos, diecinueve siglos antes, quien sugirió esta idea, pero fue rechazada de plano en su época.

Nació así el sistema heliocéntrico, de forma que la Tierra y el resto de los planetas giraban alrededor del Sol, y todo esto se movía a través del espacio sin que el hombre se diese cuenta de ello. Los planetas pasaron de ser siete a seis, ya que la Luna dejó de ser planeta y de girar alrededor del Sol, para hacerlo alrededor de la Tierra y pasar así a llamarse satélite. El Sol también dejó de ser planeta para constituir un centro inmóvil.

De modo que el sistema copernicano empezó a abrirse paso en la astronomía del momento, ya que se había comprobado que la teoría geocéntrica presentaba muchísimos defectos. El sistema heliocéntrico dio resultados más precisos y simplificó las matemáticas, pero Copérnico pensaba que las órbitas de los planetas eran circunferencias perfectas, por lo que los problemas continuaban.

No fue hasta 1609 que se estableciera por fin un modelo exacto. Johannes Kepler, astrónomo alemán, estudió las observaciones que Tycho Brahe, astrónomo danés, realizó sobre la posición de Marte. De esta forma, Kepler descubrió que la única figura geométrica que concordaba con las observaciones de Brahe era la elipse, demostrando que el Sol se encontraba en uno de los focos de la órbita de Marte.

Más adelante se comprobó que este descubrimiento servía para todos los planetas, y también para la Luna.

Kepler concluyó que la distancia media entre uno cualquiera de los planetas y el Sol guardaba una relación matemática muy sencilla con el tiempo que ese planeta tardaba en dar una vuelta completa alrededor del Sol. Calcular el tiempo que el planeta tardaba en describir una vuelta completa alrededor del Sol no era difícil y, comparando unos con otros, era sencillo calcular la distancia de cada planeta.

De esta forma se pudo hacer un modelo muy preciso del sistema solar. Pero había un inconveniente: de esta forma tampoco se podía especificar a qué distancia exacta del Sol se encontraba cada planeta. Comparando el tiempo de revolución de los planetas, como mucho, podía decirse que un planeta se encontraba dos veces más lejos del Sol que otro, por ejemplo. Se había encontrado el modelo, pero faltaba la escala sobre la que estaba construido ese modelo. Aún así, el modelo dio muchas ideas sobre el tamaño del sistema solar: ya se sabía que Saturno, el planeta más alejado de los conocidos por los griegos y por Kepler mismo, se encontraba diez veces más lejos del Sol que la Tierra.

Si se pudiese calcular la distancia entre la Tierra y cualquier planeta, se encontraría la escala y podría calcularse así la distancia de todos los planetas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s