UNA FIESTA MUY FANTASMAL.

 

 

  Hace mucho tiempo, en el cementerio, había dos fantasmas que se llamaban Revelido y Dexter. Quisieron hacer una fiesta. Invitaron a todos los fantasmas del cementerio y luego organizaron los preparativos.

Los fantasmas se divierten

 

  Cuando terminaron los preparativos, fueron a la escuela y vieron a los zombis del equipo de fútbol a quienes  no habían invitado; pero para colmo venía la porrista llamada Mortilla con sus amigas, a quienes tampoco habían invitado. Cuando el equipo de fútbol los vio, los torturaron, le hicieron calzón chino, los encerraron en el baño y para colmo era la hora de la fiesta.

 

  Después de un rato, se escaparon por la ventana, llevaron una bolsa llena de porquerías a la fiesta y se la tiraron al equipo de fútbol y así empezó la fiesta que salió re copada.

 

FIN.

Autor: Niclolás Artaz

5to Grado “B”