EL VIAJE DE LOS AMIGOS

EL VIAJE DE LOS AMIGOS

 

Un grupo de chicos muy amigos, llamados, Pedro, Joaquín, Juan y Santiago, decidieron viajar al sur de la Argentina en el mes de diciembre para conocer a las ballenas.

Después de un largo viaje llegaron al sur y visitaron a las ballenas que estaban muy cerca de la costa.

Pero una de ellas, la más grande se les acerco mucho y vieron que estaba lastimada y además estaba todo su cuerpo lleno de petróleo,  entonces fueron Pedro y Juan a buscar ayuda al pueblo, mientras tanto los otros dos amigos la cuidaban.

Llegaron después de un rato acompañados de dos veterinarios y   un  doctor  y lo curaron y entre todos ayudaron a limpiarle el petróleo de su cuerpo y así fue que se curo y pudo nadar con las otras ballenas. Los amigos muy contentos jugaban con las ballenas todas las tardes sin parar con pelotas, nadando y también dándoles de comer.

A los 20 días se tuvieron que despedir de las ballenas porque sus vacaciones terminaban.

Volvieron felices y contentos a  Rió Cuarto, y no paraban de mostrar las fotos y contar lo vivido con las ballenas a sus familias.

Desde ese momento no dejaron de pensar que cuando fueran grandes iban a estudiar veterinarios y doctores y así poder salvar vidas.

                                                 FIN

AUTOR :AGUSTIN BISIO

6to Grado “B”

LOS NINJAS

Los Ninjas

Los Ninjas

Había una vez  un ninja muy alegre que quería ser más hábil  y decidió visitar a su tátara tátara tátara abuelo, le había buscado en sus libros de historia de una planta mágica que te daba la agilidad de un chita, la fuerza de un león y el silencioso caminar del viento, pero la flor estaba en el pico más alto del monte Camacuya, estaba resguardado por trampas y  desafíos.  El estaba seguro  de que eso le  era muy difícil, y comenzó a empacar sus cosas para el largo recorrido.

  Cuando vio la montaña que era tan alta, pensó, nunca llegaría y avanzó. Cuando ya había llegado un poco menos que la mitad se topó con un desafío,  tenía que pasar con un solo pie, de palo en palo sin caerse, y los palos eran movidos por un mono y otros se derrumbaban. La prueba le costó demasiado, pero la superó. Un poco más después se topó con una trampa. Habían agarrado una cuerda de los pies, pero él  lentamente se zafó. Más tarde de haber pasados muchas trampas y desafíos al fin llegó a la planta,  la comió, no sintió nada, pero pensó  y adivinó que no era la planta sino los desafíos fueron los que les ayudaron.

  Cuando regresó al pueblo le explicó al abuelo que no era la planta la que te daba  el poder, y el abuelo le respondió, aprendiste bien que no hace falta la magia para ser el más fuerte.

Autor: Juan Cruz Mocciaro

6to Grado “B”