El Edén: 14 años mostrando el valor de la naturaleza

12.1.2004
Edición impresa

El Edén: 14 años mostrando el valor de la naturaleza

La reserva de fauna y flora de Villa Rumipal festejó ayer otro aniversario. Nació por iniciativa de un cazador que un día decidió cambiar su vida.

Villa Rumipal. Como muchos otros aficionados de la región, el riotercerense Omar Maschio era una de las tantas personas que destinaba una buena porción de su tiempo libre a la caza menor. Decenas de liebres, perdices y aves, eran derribadas a menudo por su escopeta.

Hasta que, un día, y luego de haber ultimado a una corzuela, o cabra de monte –en Santiago del Estero– sintió la necesidad de remediar, en parte, los males causados a la fauna. Ese instante le cambió la vida.

Aquel impulso del cazador arrepentido se materializó en la creación de la Reserva El Edén Flora y Fauna, en 1991, en un predio de Rumipal. Hoy, de la mano de un grupo de jóvenes, (comandado por su hija Karina), además de ser uno de los paseos clásicos del valle de Calamuchita, la reserva exhibe una buena cantidad de proyectos interdisciplinarios en marcha. No sólo se trata de 25 hectáreas donde niños y adultos pueden ver numerosas especies animales en semi libertad, entre los árboles autóctonos de la zona. Hoy El Edén es mucho más que eso. Y tampoco es un negocio: su continuidad se pudo asegurar mediante la creación de una fundación que pone más esfuerzos e imaginación que el dinero que obtienen.

“Acá se desarrollan actividades de conservación, investigación , educativas y recreativas”, expresan las integrantes de la Asociación Civil sin Fines de Lucro, que conducen el emprendimiento. El “Aula Abierta al Sol” es una de las iniciativas, que propone a los colegios, durante todo el año, visitas guiadas con fines educativos por el lugar.

La Unidad Ecológica El Edén se levanta en el acceso a Villa Rumipal, sobre la ruta 5, en medio de un monte de 25 hectáreas cercado por un tejido olímpico perimetral, donde conviven unos 400 animales de unas 68 especies, tanto autóctonas como exóticas.

En cautiverio relativo (los animales deambulan dentro del predio), pero en un hábitat que apunta a asemejarse al natural, las especies han logrado reproducirse sin inconvenientes.

El recorrido de cuatro kilómetros por un sendero enripiado, puede realizarse en vehículo o caminando. En tanto, algunas especies que no pueden deambular libremente, como pumas o monos, están en jaulas en un sector especialmente diseñado.

Un lugar especial

El magnetismo que irradia la reserva, que hizo que Karina Maschio abandonara sus actividades previas en el área del Trabajo Social, para volcarse de lleno a reposicionar el emprendimiento que una vez creó su padre, captó también la atención de varias figuras públicas que brindan un apoyo explícito.

Son conocidas las escapadas a El Edén del futbolista riotercerense, Claudio “Piojo” López, cuando regresa de Europa, que en una ocasión apadrinó a dos pumas, como así también del apoyo que recibe del actor José Luis Serrano, que interpreta a “Doña Jovita”, y del conductor televisivo porteño Leonardo Greco, entre otros.

Al recorrido original, sumaron tiempo atrás, “La Chacrita”, una réplica de un “campito serrano”. Allí, habilitaron un restaurante ecológico del mismo nombre, donde preparan comidas tradicionales. “Con las paredes de barro, arena, compost y paja, el visitante se siente muy similar a ese pájaro autóctono llamado hornero”, explica Karina Maschio.

Mientras, las gallinetas, patos, gallinas, conejos, chanchos, ovejas, cabras y vacas “tienen corrales hechos tal como los que se encuentran en nuestras sierras”, cuentan las mujeres entusiastas que sostienen el proyecto que ayer cumplió 14 años.

El puma, en el centro

El puma, una de las especies símbolo de la reserva, tendrá un espacio importante con respecto a los planes para este año. Esperan, por ejemplo, concretar nuevos habitáculos para los ocho que viven en El Edén y que hoy están en recintos provisorios. El proyecto, que hace tiempo sostienen y esperan ahora concretar, es levantar tres jaulas de 100 metros cuadrados cada una, en un sector hasta ahora no explotado de la reserva.

Asimismo, planean establecer un “centro de interpretación”, que informe sobre la realidad actual del felino e insista en la concientización, ante el avance incontrolable que la urbanización ejerce sobre los espacios antes habitados por estos animales.

A su vez, sumaron hace poco, un paseo denominado “expedición pumas”, con un recorrido más profundo que el corriente, explotando la cercana relación que Karina tiene con estos felinos.

Mientras, El Edén ha avanzado en el último año en una serie de proyectos de difusión educativa sobre ecología y conservación de fauna. La reserva ya no se limita a mostrar lo que tiene adentro de su predio, sino que decidió salir, a enseñar el valor de preservar el patrimonio natural serrano.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s