El Estudio de las Ciencias Sociales

Estudiar Ciencias Sociales

 

A lo largo de este año, vas a estudiar temas y problemas relacionados con el presente y el pasado de la Argentina.

Uno de los objetivos más importantes de las Ciencias Sociales es ayudarte a conocer y comprender las relaciones que existen entre el pasado y el presente de la sociedad. Esto es muy importante para poder explicar la organización actual de nuestro país y conocer las causas de los problemas y los conflictos de la realidad contemporánea.

 

 

LA HISTORIA: PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE EL PASADO DE LA SOCIEDAD

 

El pasado en el presente

Aunque tal vez no lo hayas notado, todo el tiempo nos hacemos preguntas sobre el pasado. ¿A qué aluden los nombres de las calles?, o bien, ¿qué hicimos ayer?, ¿por qué lo hicimos?, ¿qué resultados tuvo lo que hicimos? Y no sólo eso.

También nos cuestionamos acerca de las acciones de los otros y de los efectos que eso ocasiona. Por ejemplo, ¿por qué nuestro amigo se olvidó de nuestro cumpleaños? Reflexionamos sobre el pasado buscando respuestas para estas y otras preguntas porque  sabemos que, al menos en parte, ello nos permite saber quiénes somos, por qué somos como somos y por que estamos como estamos.

 

Las preguntas de los historiadores

Así como todos nos hacemos preguntas sobre el pasado, los historiadores se dedican a investigar qué fue lo qué pasó en el transcurso del tiempo. ¡Atención! Ellos no aprenden de memoria cada uno de los sucesos, ¡eso sería aburridísimo! Los historiadores se formulan preguntas acerca del pasado para encontrar explicaciones. Por eso, buscan causas, es decir, intentan comprender por qué sucedieron los hechos. También analizan las consecuencias, o sea, qué cosas se modificaron y cómo a partir de esos hechos. Y al hacer este trabajo, observan que muchas cosas cambiaron bastante, algunas menos, y otras, en cambio, se mantuvieron casi sin alteraciones.

Cuando los historiadores deciden estudiar un tema, lo primero que hacen es leer toda la bibliografía al respecto.

 

 

LA GEOGRAFÍA: SU LUGAR EN LAS CIENCIAS SOCIALES

Del conjunto de múltiples temas y problemas que estudian las ciencias sociales, la Geografía se ocupa especialmente de los vinculados con el territorio y con el ambiente.

Muchas veces suele pensarse que la tarea principal de los geógrafos es la construcción de mapas o la elaboración de atlas, y que sus conocimientos tratan sobre los ríos, las montañas, el clima. Si bien es cierto que los geógrafos utilizan mapas y planos, y trabajan con información referida a los elementos de la naturaleza, su tarea abarca mucho más que eso. El objetivo principal es comprender y explicar las relaciones entre la sociedad y la naturaleza y también las formas en que la sociedad construye y organiza el territorio. Algunas de las preguntas de los geógrafos tratan de responder con sus estudios son, por ejemplo: ¿Qué recursos naturales se utilizan un territorio? ¿Por qué un área de selva se transforma en un área de cultivo? ¿Cómo están organizadas las ciudades? ¿Cómo vive la población de un lugar? ¿Cómo está organizada la red de transporte de una región?

Los trabajos de los geógrafos permiten conocer cómo se van transformando, a lo largo del tiempo, los territorios donde habita una sociedad; por ejemplo, estudian qué elementos del paisaje permanecen y qué elementos cambian, quienes llevan a cabo las nuevas construcciones de un lugar, por qué lo hacen, etc.

También los trabajos de los geógrafos ayudan a entender las acciones de aquellos grupos de personas que participan en la construcción de los territorios. Así, estudian las razones que llevan, por ejemplo, a los representantes del gobierno provincial a construir un puente, asfaltar una ruta o ayudar, a través de distintos proyectos, al desarrollo de la agricultura o la actividad pesquera.

Para realizar sus estudios, los geógrafos muchas veces viajan al área en cuestión, toman fotografías, recogen información de los pobladores, buscan otros datos en libros y documentos, consultan y elaboran mapas y planos, interpretan la información numérica, etc. Luego procesan toda esta información y redactan informes en los que comunican los resultados.

 

Los seres humanos dejamos huellas

El estudio del pasado no es una tarea sencilla. ¿Cómo hacen los historiadores para reconstruir el pasado, si no fueron testigos de los hechos que estudian?

En sus investigaciones, estos profesionales recurren a los testimonios o huellas que dejaron los hombres que vivieron antes que nosotros. ¿Te imaginás cuáles pueden ser? Pues bien, con sólo observar a nuestro alrededor, podemos enumerar una gran cantidad de elementos producidos por nuestros antepasados. Por ejemplo, una carta de amor de la abuela, la carpeta de clases de papá, un álbum de fotos familiar, el monumento a un proceso, y muchas cosas más. Los historiadores llaman fuentes a todos estos rastros que se emplean para reconstruir el pasado.

 

Fuentes de todo tipo

Como acabamos de ver, existen diversos tipos de fuentes. Éstas pueden ser: restos materiales como edificios, ropa, vasijas o muebles; documentos escritos, como libros, cartas y telegramas; fuentes orales, como los relatos de testigos de algún hecho del pasado, y fuentes audiovisuales, como pinturas, fotografías y videos.

¿Qué fuentes conviene utilizar? Ello varía con el tema que el historiador estudie y con las preguntas que se formule respecto de él. Por ejemplo, para comprender las inquietudes que tenía San Martín mientras preparaba el cruce de la Cordillera de los Andes, de nada serviría analizar los pianos y las partituras de las canciones que se escuchaban en esa época. En cambio, sería más útil examinar la correspondencia que San Martín envió y recibió durante ese período.

 

Un trabajo con varios pasos

Los historiadores, pues, no sólo deben definir el tema y las preguntas que desean resolver, sino que tienen que buscar las fuentes apropiadas para abordar su trabajo. Luego, es necesario que elaboren respuestas para sus interrogantes. Finalmente, deben escribir lo que descubrieron acerca del pasado.

 

Representar el tiempo

Para estudiar los hechos del pasado y tratar de comprender por qué sucedieron, es importante ubicar estos hechos en el tiempo. Una forma de realizar esta tarea es construir una línea del tiempo en la que se ordenan los hechos de acuerdo con la fecha en la que ocurrieron. De esta manera, se puede organizar una cronología. Una cronología ordena qué hechos sucedieron antes y qué hechos sucedieron después.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s